Eficiencia energética y domótica

Por suerte, en la actualidad estamos muy concienciados con el ahorro de energía en nuestra vivienda. Esto viene no sólo por el ahorro económico sino también por conseguir reducir la contaminación y el cambio climático.

Una de las mejores formas de ahorrar energía y aumentar la eficiencia de tu vivienda es la instalación de un sistema domótico.

¿En qué consiste la domótica?

Domótica es un término que incluye dos conceptos diferentes, Domus (casa) y tica (automática). Se denomina domótica a las tecnologías aplicadas en el hogar, las cuales lo controlan y automatizan de manera inteligente. Debido a este control, se puede gestionar el gasto energético en tu vivienda, además de obtener un mayor confort y seguridad.

Estos sistemas han ido desarrollándose y adaptándose a las diferentes necesidades que han surgido en el desarrollo de las viviendas.

Automatizar una casa tiene muchos beneficios. Si bien el que más resalta es el del ahorro económico, lo cierto es que aumenta, en gran medida, la comodidad y confort de tu hogar, puesto que te permitirá controlar todo mediante un smartphone, tablet o panel de control.

Eficiencia energética

Pese a que suena redundante, la eficiencia energética es el uso eficiente de la energía, con el objetivo de reducir la cantidad de energía necesaria para realizar una actividad. Para aumentar la eficiencia energética de una vivienda se pueden hacer muchas cosas: realizar un buen aislamiento de la vivienda, instalar electrodomésticos eficientes o instalar sistemas de domótica.

Desde hace años, en un intento por reducir la contaminación y el consumo desmedido de energía, las viviendas españolas deben poseer un certificado de eficiencia energética, el cual informa del consumo anual de la vivienda.

¿Se puede ahorrar mediante la domótica?

Un sistema domótico no es barato de instalar. Pese a que ya existen sistemas inalámbricos que no requieren de obras para ser instalados, lo cierto es que sigue siendo una inversión. Por ello, es normal que la gente se pregunte si se consigue un ahorro verdadero, que haga que la inversión merezca la pena.

Aunque no lo parezca, en muchas ocasiones no hacemos un uso eficiente de los diferentes sistemas de nuestra vivienda o, aún haciéndolo, podemos hacer un uso mejor. El control remoto de los diferentes aparatos de tu vivienda te permitirá ahorrar en su consumo, como puede ser apagar las luces si te las dejas encendidas.

Veamos en qué aspectos podemos ahorrar más gracias a la domótica.

Iluminación

La domótica no sólo nos permite controlar de forma remota el encendido o apagado de las luces de nuestro hogar. Los sistemas domóticos permiten adaptar la cantidad y color de la luz al momento del día, la cantidad de luz natural o, incluso, la persona que está en la estancia.

Gracias a los sensores de presencia o movilidad, los sistemas encienden o apagando las luces en función de si hay gente o no.

Dentro de la iluminación también se encuentra el control de persianas, cortinas o toldos de forma que se aproveche la luz solar al máximo.

Climatización

Si bien la iluminación puede llegar a suponer el 25% de la factura, la climatización llega a ser el 40% de la misma. Se pueden instalar sistemas que regulan el gasto de calefacción y la potencia.

Se pueden añadir termostatos inteligentes que permiten determinar una temperatura de encendido y apagado. Estos sistemas de climatización son capaces de crear perfiles específicos para cada persona o momento del día.

Electrodomésticos

Se puede programar el funcionamiento de los electrodomésticos para que se enciendan en aquellos momentos en los que el precio energético es más bajo.

También se puede controlar su desconexión total o su modo “en espera”. Además, existen neveras inteligentes que hacen la compra por tí, encimeras que son tablets o vitrocerámicas u hornos que adaptan su funcionamiento a lo que estemos cocinando.

Combustibles

La gente se piensa que la domótica sólo sirve para aparatos eléctricos. Sin embargo, los sistemas que utilizan combustibles como el gas natural también se pueden beneficiar de ello. Estos sistemas detectan si se han abierto o no las ventanas de la casa o si hay una mayor o menor presencia de personas para encender o aumentar la temperatura.

Además se pueden instalar termostatos que funcionan de la misma manera que los de la climatización eléctrica.

También permiten detectar fugas de gas y cortar el suministro de forma automática evitando peligros mayores y daños para la salud.

Agua

Se pueden detectar fugas o inundaciones, de la misma manera que se corta el suministro para evitar averías mayores.

También existen sistemas de control de riego, lo cuales detectan la humedad del suelo y, de manera automática, se riega en la justa medida. También hay sistemas que miden la calidad del agua y reciclan aguas ya usadas.

Por otro lado, existen grifos inteligentes que controlan el caudal y temperatura de forma que ahorran un 25% de agua.