Reforma tu casa de manera eficiente

¿Necesitas reformar tu hogar para conseguir que sea más eficiente? En este artículo te contamos cómo conseguirlo.

Uno de los gastos más elevados de cualquier hogar es el relativo al consumo energético, de la electricidad y del gas. Sin embargo, no todas las casas precisan del mismo consumo eléctrico; de hecho, hay viviendas que son eficientes energéticamente, es decir, que precisan de un consumo porque no se pierde energía. Y para conseguir que tu hogar sea eficiente, tan solo necesitarías hacer una reforma, una reforma con la que podrías ahorrar hasta un 60% de energía que consumes habitualmente. En este sentido, aunque efectuar una reforma en tu hogar pueda suponer un coste elevado, lo cierto es que fácilmente se amortiza con el ahorro en las tarifas energéticas.

¿Qué tarifas de luz y gas elegir?

A pesar de la reducción que supone en las facturas energéticas, lo cierto es que si no cuentas con unas tarifas energéticas adecuadas, tu reforma podría ser en vano. En este sentido conviene revisar las tarifas contratadas y, en caso de que no se adapten a tu consumo, buscar en las compañías de gas y de luz más baratas. En el caso del gas, en caso de que no sepas qué compañía de gas elegir, puedes utilizar un comparador de gas. Por supuesto, además de las compañías de gas natural y electricidad más baratas, un comparador te permite filtrar la búsqueda de tarifas energéticas más sencilla.

En cualquier caso. si tu vivienda aún no se encuentra conectada a ningún tipo de suministro de energía, tendrás que darlos de alta. Merece la pena saber antes de iniciar este proceso cuánto cuesta dar de alta el gas natural y la electricidad. En el primer caso, el precio por dar de alta el gas es el mismo en todas las comercializadoras (Iberdrola, Endesa, etc.), lo que varía en según la comunidad autónoma. Esto ocurre porque las tasas del alta las regula cada comunidad autónoma. En el caso de la electricidad, el precio del alta es el mismo en toda España.

¿Qué hace que una vivienda sea eficiente?

Conseguir el ahorro energético no es tan difícil como parece, solo tendrás que mejorar los siguientes aspectos de tu hogar:

  • Cambia tus ventanas por unas de PVPC con rotura de puente térmico o de aluminio. De esta forma tu casa estará mucho más aislada, tanto térmicamente como en cuanto a ruidos, por lo que la calefacción no se perderá en invierno y tampoco el calor de fuera entrará en verano.
  • Otra de las medidas fundamentales es aislar las paredes exteriores, las que dan al exterior; uno de los materiales más recomendados sería el SATE.
  • Utiliza la domótica para controlar el ahorro energético en tu vivienda de forma telemática: encender y apagar la calefacción de forma telemática, escoger la temperatura exacta de cada estancia
  • Revisar que todas las tuberías funcionan bien y que no haya ningún tipo de escape.

Estas serían, de alguna manera, los cambios más importantes en una reforma. Sin embargo, existen muchas otras maneras de conseguir una eficiencia energética sin efectuar grandes reformas, como podemos comprobar en un artículo del Diario de León que puedes encontrar aquí.